Todo el mundo dispuesto

Mañanita de niebla...

El rocío dejaba verlas

Vaya dos patas para un banco

El otoño comienza a hacerse notar

En Huertapelayo se retoman fuerzas para la vuelta

Menos mal que había algo de cenar. Vaya paseito.

Cómo iban a faltar los postres