Cuevas Labradas

7 de septiembre de 2013

Descripción de la ruta

La idea era buscar un afluente del Gallo pasado Torete. Y a Torete llegamos, tomamos un cafecito y los del pueblo nos hablaron de un antiguo camino que llevaba a Lebrancón y de ahí de vuelta a Cuevas Labradas. ¡Ala! cambio de planes para no variar.

Tras mucho esfuerzo, el camino lo encontramos pero a Lebrancón no llegamos. No sabemos dónde pero, aunque parezca raro, en algún sitio nos perdimos. Para rizar el rizo comenzó a llover. Suerte tuvimos de encontrar una paridera en la que nos cobijamos y cuando escampó retomamos el camino utilizando de guía la intuición.

Y la intuición era buena y la dirección también, pero el cortado que se habría a nuestros pies no era tan bueno. Así que retrocedimos, bajamos, subimos, nos pinchamos con las aliagas y tras otro par de inquietantes cruces, por fin, encontramos el camino que nos llevó de vuelta a Cuevas Labradas donde nos esperaba una espumeante cerveza.

Por la noche, para cenar, una paellita de conejo y, mientras se hacía, unos torreznillos para pasar el rato.

Fotografías

Agradable mañana Formaciones rocosas Aquí lo explica bien Nuestros amigos
El Gallo Un pollo de águila Chozón Torreznillos
Esperando la paella Aquí está

Andarines

Antonio, Carlos, Carmen Centeno, Carmen Romanillos, Charo, David, Mari, Rogelio y Víctor.